Charles Wheatstone, creador del aparato eléctrico «puente de Wheatstone»

Charles Wheatstone (1802-1875), inglés de nacimiento, fue físico, matemático, inventor, ingeniero e incuso fotógrafo.

Inventor de ingeniosos aparatos, como el caleidófono y el estereoscopio (1833), su nombre quedaría unido sobre todo a las aportaciones realizadas en el campo de la telegrafía eléctrica, con la puesta a punto en 1837 del primer telégrafo de aguja de utilidad práctica, así como del primer aparato de recepciones y transmisiones automáticas.

Charles Wheatstone aportó, además, numerosas contribuciones al desarrollo de la dinamo e ideó y difundió el uso de un dispositivo eléctrico en puente (denominado «de Wheatstone» en su honor) para la medición de resistencias eléctricas.

Wheatstone fue nombrado caballero en 1868, después de completar el telégrafo automático.​ Anteriormente, se le había convertido en Caballero de la Legión de Honor. Unas treinta y cuatro distinciones y diplomas de sociedades nacionales o extranjeras dieron testimonio de su reputación científica. Desde 1836 había sido miembro de la Royal Society, y en 1859 fue elegido miembro extranjero de la Real Academia de Ciencias de Suecia, y en 1873, asociado extranjero de la Academia de Ciencias de Francia. El mismo año fue galardonado con la Medalla Ampere de la Sociedad Francesa para el Fomento de la Industria Nacional. En 1875, fue miembro honorario de la Institución de Ingenieros Civiles.

Desde 1836-1837, Wheatstone había pensado mucho sobre los telégrafos submarinos, y en 1840 presentó pruebas ante el Comité de Ferrocarriles de la Cámara de los Comunes sobre la viabilidad de la línea propuesta de Dover a Calais. Incluso había diseñado la maquinaria para hacer y tender el cable. En el otoño de 1844, sumergió un tramo de cable aislado en la bahía de Swansea, y lo atravesó desde un barco hasta el Faro de Mumbles. El año siguiente sugirió el uso de gutapercha para el revestimiento del cable previsto en el canal de la Mancha.

En 1840, Wheatstone había patentado un telégrafo alfabético, o «Instrumento de Wheatstone A B C», que se movía paso a paso y mostraba las letras del mensaje en un dial. El mismo principio se utilizó en su telégrafo de impresión de tipo, patentado en 1841. Este fue el primer aparato que imprimió un telegrama en tipo. Fue trabajado por dos circuitos, y como el tipo giraba, un martillo, accionado por la corriente, presionaba la letra requerida en el papel.

En 1859, la Junta de Comercio designó a Wheatstone para que informara sobre el tema de los cables atlánticos, y en 1864 fue uno de los expertos que asesoró a Atlantic Telegraph Company en la construcción de las exitosas líneas de 1865 y 1866.

En 1870 las líneas de telégrafo eléctrico del Reino Unido, trabajadas por diferentes compañías, fueron transferidas a la Oficina de Correos, y puestas bajo el control del Gobierno. Wheatstone, además, inventó el transmisor automático, en el que las señales del mensaje se perforan primero en una tira de papel, que luego se pasa a través de la tecla de envío y controla las corrientes de señal. Al sustituir un mecanismo de la mano en el envío del mensaje, fue capaz de telegrafiar alrededor de 100 palabras por minuto, o cinco veces la velocidad normal. En el servicio Postal Telegraph, este aparato se emplea para enviar telegramas de prensa, y recientemente se ha mejorado tanto que ahora se envían mensajes desde Londres a Bristol a una velocidad de 600 palabras por minuto, e incluso de 400 palabras por minuto entre Londres y Aberdeen.

Realizó importantes aportaciones en los campos de instrumentos de música, acústica, velocidad, electricidad, óptica, medición del tiempo, reloj polar, criptografía, generadores eléctricos, e inventos como el espectroscopio, el estereoscopio y el ya mencionado puente de Wheatstone.

Mientras realizaba una visita a París durante el otoño de 1875, y se dedicaba a perfeccionar su instrumento de recepción de los cables submarinos, se resfrió, lo que produjo una inflamación de los pulmones, una enfermedad por la que murió en París, el 19 de octubre de 1875. Sus restos fueron llevados a su hogar en Londres, y fueron enterrados en el cementerio de la capital británica.

Deja un comentario