Simón de Tassis, Correo Mayor

Simón de Tassis

Simón de Tassis, fallecido en Milán en 1563, fue Correo Mayor, sucediendo en el cargo a su tío Francisco de Tassis.

Al morir Francisco sin descendencia en 1517, los derechos pasaron a los hijos de su hermano Ruggero. Eran Juan Bautista (correo mayor de Flandes y luego correo mayor del Imperio, cuyo hijo Raimundo acabaría siendo correo mayor de España, progenitor de los condes de Villamediana y de Oñate), Maffeo, Simón (Correo Mayor de Milán) y David (correo mayor del Tirol y Verona).

El rey Carlos I mantiene al frente del negocio postal a Francisco de Tassis como Correo Mayor General (a quien venía ayudando su sobrino Simón de Tassis desde 1506 en los territorios de Castilla). Éste se compromete en el Contrato Postal del 12 de noviembre de 1516. Le ayuda otro ayudante y sobrino Juan Bautista, a seguir prestando el servicio postal en el Imperio, mejorar las postas, ampliar las rutas y reducir el tiempo usado por los relevos.

Simón, hoste de correos que se hará cargo de las oficinas postales de Roma y Milán.

Con la muerte de Francisco de Tassis un año más tarde, Juan Bautista se convierte en su sucesor en el oficio junto con sus hermanos Mateo y el referido Simón de Tassis. Les será concedido por el rey Carlos I el cargo de Correo Mayor y Maestro General de Postas. Los tres hermanos serán naturalizados españoles el 28 de agosto de 1518 por cédula emitida por la reina doña Juana y su hijo don Carlos. Juan Bautista será nombrado cabeza principal de dicho oficio. Se le autoriza a ejercer dicho cargo a su hermano Mateo por ausencia o muerte del primero. Y también a Simón de Tassis, por ausencia o muerte de los dos anteriores.

Juan Bautista ejerce el cargo pertinentemente, con la ayuda de sus hermanos Mateo, que será quien permanecerá todo el tiempo en España ejerciendo dichas funciones. Y Simón, hoste de correos que se hará cargo de las oficinas postales de Roma y Milán. Ejerció su cargo bajo los reinados de Felipe I y Fernando II.

En la imagen, escudo de la familia Tassis.

Deja un comentario