Alexander Bain y la transmisión de imágenes por vía telegráfica

Alexander Bain (1810-1877) fue un inventor y empresario escocés que, además de los fundamentos del reloj eléctrico, desarrolló un procedimiento para transmitir imágenes por vía telegráfica (FAX), además de instalar las líneas del telégrafo ferroviario entre Glasgow y Edimburgo.

En su juventud trabajó como aprendiz de relojero en Wick y se aficionó a los libros de electricidad. Se trasladó a Londres para trabajar como relojero mientras asistía a las clases de la Polytechnical Institution. En 1843 patentó un primitivo sistema de telegrafía electroquímico, cuyo funcionamiento es esencialmente el mismo que el de los faxes actuales. En el extremo emisor se usaba un detector para escanear una imagen, línea por línea, punto por punto, barriendo la página, de izquierda a derecha.

El detector consistía en un cilindro no conductor que tenía una serie de púas metálicas, que al contacto con la tinta del texto, emitía unas señales eléctricas (en forma de código binario), que se transmitían por una línea de cinco hilos. En el extremo receptor, las señales se enviaban a un carrete de papel sensible impregnado de nitrato amónico y ferrocianuro de potasio.

El problema mayor de Bain era cómo sincronizar el detector y el receptor para que el barrido de las líneas comenzaran en el mismo punto; para resolver esto, ideó unos metrónomos que utilizaban un péndulo para controlar la oscilación del  detector del escáner en el emisor y otro péndulo en el sistema de registro del extremo receptor. Los péndulos se sincronizaban al principio de la transmisión y no necesitaban ningún ajuste posterior.

Máquina facsímil de Bain. 1850.

En 1851 el abad italiano Giovanni Caselli, inventó un sistema de fax, financiado por el duque de Toscana y que se presentó en París en 1856, haciendo una demostración del mismo en la línea telegráfica París-Lyon y que se comercializó después con el nombre de pantelégrafo Caselli (telégrafo para todas las aplicaciones) y que se basaba en el dispositivo de Bain.

Bain tuvo muchos problemas de patentes tanto con Charles Wheatstone como con Samuel Morse y al final de su vida en 1873, el gobierno le aseguró una pensión de 80 libras por año.

Deja un comentario