Edward E. Kleinschmidt, uno de los inventores del teleimpresor

Edward E. Kleinschmidt (1876-1977) fue uno de los inventores del teleimpresor; entre todos sus inventos suma 118 patentes.

Nacido en Bremen (Alemania), con solo 8 años emigró a los Estados Unidos de América. En 1893 Kleinschmidt comenzó a trabajar en la tecnología de las comunicaciones cuando era un adolescente. Su primera invención la solicitó en 1895 (patente nº 964372 solicitada el 7 de febrero de 1895 y concedida el 11 de enero de 1906) y se refería a un teclado para un transmisor Morse; más tarde patentó un teclado perforador Morse, que llegó a ser conocido como el perforador Wheatstone.

En 1898 abrió un taller experimental para construir sus inventos. En 1906 se unió a su taller George Seely y desarrollaron entre los dos un sistema de señalización ferroviaria y en 1910 demostraron un equipo completo en la Exposición Americana de Ferrocarriles. En 1916 fundó su empresa a la que le dio el nombre de Kleinschmidt Electric Company (Compañía Eléctrica Kleinschmidt) y en ese mismo año presentó una solicitud de patente para una teleimpresora.

En 1919, poco después de que la compañía Morkrum hubiera obtenido su patente para un método de sincronización de arranque-parada para sistemas telegráficos, Kleinschmidt presentó la solicitud de otra patente titulada Método y aparato para el funcionamiento de telégrafos impresores, que incluía un método de arranque- parada. En lugar de perder tiempo y dinero en litigios de patentes con el sistema de arranque-parada, Kleinschmidt y la Compañía Morkrum decidieron unirse y fundaron en 1924, la Sociedad Morkrum-Kleinschmidt.  La nueva compañía combinó las mejores características de sus respectivas máquinas para preparar una impresora de tipo rueda que patentó Kleinschmidt, junto con sus socios de la compañía Morkrum; Sterling Morton y Howard Krum (de hecho la firma Morkrum procede de la combinación de las letras de los apellidos de estos socios).

En diciembre de 1928, la empresa cambió su nombre a Teletype Corporation, y en 1930 la Teletype Corporation fue vendida a la American Telephone and Telegraph Company (ATT) por 30 millones de dólares. En 1931, Kleinschmidt fundó los laboratorios Kleinschmidt, actualmente conocidos como Kleinschmidt Inc, para mejorar el teletipo y llevar la investigación y desarrollo de la nueva empresa. Debido a la invención del teletipo, Kleinschmidt fue  galardonado con la Medalla John Price Wetherill en 1940.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Bernard, hijo de Edward Kleinschmidt, se enteró de que el Cuerpo de Comunicaciones del Ejército Americano necesitaba un teletipo ligero y portátil y en febrero de 1944, Kleinschmidt construyó un teletipo ligero que lo enseñó al Oficial Jefe de Comunicaciones del ejército; el teletipo podía escribir cien palabras por minuto y se convirtió en 1949 en el estándar para el ejército de los Estados Unidos. El éxito de su teletipo y la petición de dos mil unidades, hizo que los Laboratorios Kleinschmidt compraran una parcela de 53.000 m2 en Deerfield, Illinois, para albergar una nueva fábrica más grande donde construir sus equipos. Esta fábrica se construyó a primeros de los años 50 y sigue siendo la sede actual de la Compañía Kleinschmidt Inc.

En 1956 los Laboratorios Kleinschmidt se unieron con la empresa de calculadoras mecánicas Smith-Corona y poco después con calculadoras Marchant. Aunque Kleinschmidt es conocido fundamentalmente por la creación de su teletipo, también inventó otros dispositivos y en total se le atribuyen un total de 118 patentes que le hicieron multimillonario. Kleinschmidt murió en 1977, cuando estaba a punto de cumplir los 101 años.

Perforadora Kleinschmidt de cinta para Creed. Año 1923. Museo Postal y Telegráfico.

 

Deja un comentario