Michael Faraday, descubridor de la inducción eléctrica como origen de la ingeniería eléctrica

Michael Faraday (1791-1867) fue un físico y químico británico que hizo grandes aportaciones a la química. Dotado de grandes aptitudes para la experimentación en el laboratorio, pocos científicos pueden igualarse con él por el número de sus descubrimientos científicos y las consecuencias prácticas de los mismos. En especial, su descubrimiento de la inducción eléctrica es el origen de la ingeniería eléctrica.

Nació en Newington, en las afueras de Londres. Recibió escasa formación académica, entrando a los 13 años a trabajar de aprendiz con un encuadernador de Londres. Durante los 15 años que pasó allí leyó libros de temas científicos y realizó experimentos en el campo de la electricidad, desarrollando un agudo interés por la ciencia que ya no le abandonó. A pesar de ello, prácticamente no sabía matemáticas, desconocía el cálculo diferencial, pero en contrapartida tenía una habilidad innata para trazar gráficos.

Faraday es conocido principalmente por su descubrimiento de la inducción eléctrica, que ha permitido la construcción de generadores y motores eléctricos, y de las leyes de la electrólisis, por lo que es considerado como el fundador del electromagnetismo y la electroquímica.

En 1831 trazó el campo magnético alrededor de un conductor por el que circula una corriente eléctrica (ya descubierto por Oersted), y ese mismo año descubrió la inducción electromagnética, demostró la inducción de una corriente eléctrica por otra, e introdujo el concepto de líneas de fuerza para representar los campos magnéticos.

Realizó contribuciones en el campo de la electricidad. En 1821, Faraday construyó dos aparatos para producir lo que él llamó rotación electromagnética, en realidad, un motor eléctrico. Diez años más tarde, en 1831, comenzó sus más famosos experimentos con los que descubrió la inducción electromagnética, experimentos que aún hoy día son la base de la moderna tecnología electromagnética.

Trabajando con la electricidad estática, demostró que la carga eléctrica se acumula en la superficie exterior del conductor eléctrico cargado, con independencia de lo que pudiera haber en su interior. Este efecto se emplea en el dispositivo denominado jaula de Faraday. En reconocimiento a sus importantes contribuciones, la unidad de capacidad eléctrica se denomina faradio.

Bajo la dirección de Davy realizó sus primeras investigaciones en el campo de la química. Un estudio sobre el cloro le llevó al descubrimiento de dos nuevos cloruros de carbono. También descubrió el benceno; investigó nuevas variedades de vidrio óptico y llevó a cabo con éxito una serie de experimentos de licuefacción de gases comunes.

Faraday entró en la Real Sociedad de Londres en 1824 y al año siguiente fue nombrado director del laboratorio de la Institución Real. En 1833 sucedió a Davy como profesor de química en esta institución. Dos años más tarde le fue concedida una pensión vitalicia de 300 libras anuales. En 1858 se le proporcionó una de las Casas de Gracia y Favor, de la Reina Victoria.

Murió en 1867, cerca de la aldea de Hampton Court, que actualmente es un distrito de Londres. Tiene una placa de homenaje en la Abadía de Westminster, cerca de la tumba de Isaac Newton, ya que rechazó ser enterrado allí, y está enterrado en la zona de disidentes del Cementerio de Highgate (en Londres), ya que era ferviente miembro de la comunidad sandemania.

Deja un comentario